EL ÁGUILA Y EL OSO

Erase una vez un águila triste porque no tenía amigos. Se le ocurrió una idea: volaba alrededor de una casa y como hacía mucho mucho frío decidió entrar en la casa.

Había un tazón de cereales con miel. Vino un oso a abrir la puerta y el águila se escondió debajo de la mesa. El oso entró y olió a chocolate y se fue a la cocina a tomarse chocolate.

Luego el águila salió de debajo de la mesa, se tomó el tazón de leche con cereales y le pilló el oso con las manos en la masa y se hicieron amigos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios