EL CADÁVER

Érase una vez un cadáver. Este cadáver tenía sangre por dentro  y un día, el cadáver entró en una casa y ¡resulta que el padre estaba despierto! ¡Ahhhh! ¡Un cadáver! Pero llamó a la policía y la policía le capturó y le llevaron a la cárcel, pero consiguió escapar con sus poderes hipnotizadores, se montó en su coche y el cadáver se fue a su territorio.

El cadáver despistó a la policía y la policía se fue a la cárcel para encerrar a otro ladrón y el cadáver salió pero la policía le pilló otra vez y le llevaron a la cárcel y no salió.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios