EL LOCARIO

Erase una vez un locario y el locario quería ser un ciclista y se compró otra bici.

Fue ciclista para siempre y nunca paró de serlo.

Pasaron quince años y ya odió ser ciclista para siempre.

FIN.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios