EL TELÉFONO MÁGICO

Érase una vez un teléfono mágico pero no sabía hacer magia, pero su hermano el teléfono mágico le dijo:

-¡Mira! mueve el número 4, el 2, el 24 a la vez te saldrá magia -dijo su hermano mayor.

Su hermano menor dijo:

-No le hagas caso y tu sigue mis normas, ¿vale? Empezamos: Primero, no le hagas caso. Segundo, no me mandes y tercero, chínchale.

Fue al salón y le dijo el hermano mediano al mayor:

-Ja ja chincha feo.

El hermano mayor fue tras él hasta que destrozaron la casa. Hicieron las paces y todos fueron felices y comieron perdices.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios