GARLO, EL MAGO

Erase una vez Garlo que le gustaban los magos de cartas.

Una vez un mago le enseñó magia y el sabía magia. Una carta llena de magia la tocó y Garlo hizo por el día un tomate de magia. Él, como era mago, desapareció la carta.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios