LA VAMPIRA

Erase una vez, hace muchos años, había una vampira que vivía en una cueva mágica y la vampira se llamaba Milán y por la noche daba unos paseitos, por los casos y cuando veía un juguete se los comía y Milán hacía magia. Sabía una suma: 100 + 100 = 200 y todavía sabía más sumas y restas y las tablas. La casa quedó como nueva y por afuera le puso estrellas y puso lucecitas y pintó por afuera de negro y fue a la peluquería y se lo dejaron precioso.

Hasta lo adornó con soles y con puntitos rosas y soles amarillos y fueron felices para siempre.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios