LOS OSOS

Érase una vez tres ositos que tenían hambre y nadie les acogió en su casa ni les cuidó, pero se hicieron mayores y se hicieron granjeros, pero les salió muy mal a los tres y se marcharon de allí y se pusieron muy tristes.

De pronto, les dieron un nuevo trabajo pero también les echaron de ahí. Tenían muy mala suerte y de repente, encontraron a su madre y se tomaron un sandwich.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Anuncios