SOLO HAY QUE IMAGINAR. IMAGINALANDIA

Érase una vez un dragón lombriz. El dragón se comió todas las casas y todavía tenía hambre. Luego alguien lo metió en un laboratorio. Por la noche fue desapareciendo y por el día iba apareciendo. Un día el niño que lo creó hizo un sol en el laboratorio. ese día el dragón tenía los ojos de oro y de plata. Otra tenía puertas en la boca y en la nariz tenía regletas e hizo amigos.

Luego más tarde se encontró un pueblo y lo arrasó. Se encontró un papel que hablaba y cinco niños que no tenían boca ni ojos. Luego se encontró una ciudad llamada Imaginalandia. En esa ciudad había todo tipo de cosas. El dragón se quedó muy sorprendido y se hizo un sitio donde dormir.

Al día siguiente le dieron de comer y se hizo de fuego y desde entonces el dragón vive allí.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Volver a la página anterior

Anuncios